Sunday, November 25, 2012

PARTICIPACION EN LA CLAUSURA DE LA SEMANA DE LA CONCIENCIA NEGRA. FOZ DE IGUAZU, PARANA


La sesión fue iniciada por un grupo de estudiantes representando poemas de Mary Grueso, Concepción Evaristo y otros poetas afrodescendientes. Ataviados con trajes y turbantes a la usanza africana, la presentación preparada por estos cuatro talentosos jóvenes fue acompañada de música y un video representando la travesía de algunas comunidades africanas en busca de agua. Una presentación sencilla, directa y llena de poesia,  con mensajes sobre la autoconciencia, auto estima y de cambio, para clausurar la Semana de la Conciencia Negra en la Universidad Federal de Integración Latino-Americana (UNILA) en Foz de Iguazú, Paraná. 


Luego de esa presentación y ante una sala  completamente llena, fui introducida por la Profesora Ángela Ma. De Souza,  responsable de la organizacion de evento, y me coloque al frente de la sala para dar la exposición de cierre: 
La responsabilidad Histórica de los Artistas Afrodescendientes. 
Ante un auditorio compuesto por estudiantes y profesores argentinos, uruguayos, paraguayos, bolivianos, colombianos y brasileiros, pero con una proporción mínima de estudiantes afrodescendientes, inicié mi exposición. 

El día de la conciencia negra es celebrado en Brasil cada 20 de Noviembre y es una fecha dedicada a la reflexión sobre la inserción de los afrodescendientes en la sociedad brasileira. La semana dentro de la cual se ubica ese día, recibe el nombre de la Semana de la Conciencia Negra. La fecha coincide con el día de la muerte de Zumbi dos Palmares en 1695. La fecha pretende rememorar la resistencia de los pueblos negros a la esclavitud desde la llegada del primer cargamento de africanos a suelo brasileño. Durante esta semana son debatidos diversos temas que atañen a la comunidad afro Brasileña como inserción en el mercado laboral, cuotas universitarias, discriminación por parte de la policía, etc. 

Mi exposición versó sobre temas relacionados con el compromiso de los artistas afrodescendientes en el proceso de transformación de nuestras realidades y el hecho de que toda obra artística, al ser el resultado de una realidad determinada, lleva implícita una intencionalidad. Durante la exposición, se discutió el valor de arte y la palabra escrita como instrumentales en la lucha por la emancipación y las reivindicaciones políticas y sociales y la responsabilidad de los artistas y los escritores afrodescendientes de dar testimonio de su historia y su cultura. Los artistas afrodescendientes no podemos permanecer al margen de la historia. 

Mi presentación, de unos 40 minutos y reforzada con la lectura de algunos poemas, fue seguida por una etapa de intercambio con los asistentes. Habiendo provocado reacciones diversas entre profesores y estudiantes, hubo algunas preguntas más bien tímidas al principio, que abrieron la discusión para finalmente tornar la sala en una avalancha de opiniones, cuestionamientos y testimonios de vida. Fue una sesión maravillosa y de un enorme aprendizaje. 

Dos cosas no dejan de sorprenderme. Las estadísticas indican que más del 50% de la población brasileira está compuesta por afrodescendientes. Durante este año, he tenido el honor de ser invitada a participar de diversos eventos académicos en Universidades Brasileiras. UNILA, lejos de ser la excepción, solo confirma de manera chocante que la presencia afrodescendiente entre profesores y estudiantes en la educación superior brasileira es alarmantemente limitada. 

Segundo, y reconociendo los avances que ha tenido la estructura legal brasileira, así como el aumento en el nivel de conciencia de los Brasileiros, no dejan de asombrarme los comentarios arrogantes, la preguntas malintencionadas y los rostros y comentarios ingenuos de miembros del público no afrodescendiente, cuando se tocan los temas de racismo, discriminación, derechos y participación política de los afrodescendientes , pero sobre todo, cuando el tema de las cuotas raciales es mencionado. 

Sorprende además, como en el curso de las discusiones, algunos nacionales de países vecinos, tienden a colocar especial énfasis en las diferencias entre las realidades de sus países y la realidad Brasileira. Como implicando que la realidad de los afrodescendientes de sus países es mucho mejor y discrepa en mucho de la situación afro brasileira. Lo que esto demuestra para mí, es una falta de sensibilidad y una gran ignorancia ante una realidad que en el fondo, sienten que no les atañe. 

Reconociendo que las realidades no son de ninguna manera idénticas, a este grupo más le valdría revisar las estadísticas, intentar escuchar los testimonios individuales y del movimiento negro de sus propios países para entender que la realidad de los afrodescendientes del resto de países América Latina, no dista tanto de la realidad Brasileira. En fin, para lograr realmente despertar la conciencia y favorecer cambios sostenibles, valdría la pena que intentaran colocarse en los zapatos del otro. 

Yo me siento privilegiada de ser parte de este proceso de transformación de la realidad afro brasileira. Ser partícipe del cambio y poder aportar con mi trabajo al cambio. Mi participación como expositora principal en la ceremonia de clausura en la UNILA, facilitó un debate muy enriquecedor con profesores y alumnos y aportó elementos para continuar la discusión y la sensibilización de los presentes. Como intelectuales o artistas tenemos un privilegio y por lo tanto una responsabilidad con nuestras comunidades. 

Brasil ha hecho importantes cambios en su legislación, además de implementar una serie políticas tendientes a reducir la enorme brecha que aun mantiene a los afro brasileiros en clara desventaja con respecto al resto de la sociedad. Aun cuando es mucho lo que aun falta por alcanzar, este país se ha convertido en un punto de referencia para el resto de países de América Latina y me siento honrada de ser parte de ese proceso y agradezco profundamente a quienes han facilitado mi participación.